¿Qué hace un consultor de guión?

Tres actos, por Ximena Maier

Guionistas

¿Has escrito un guión que vas a empezar a enviar a actores o productoras, y quieres una visión objetiva de su viabilidad?

¿O lo que quieres es ayuda para mejorarlo?

¿Te sobran un montón de páginas y no sabes por dónde cortar?

¿Se te ha ocurrido una idea genial para un guión y la quieres empezar a desarrollar?

¿Llevas tantas versiones de un guión que ya no sabes si te lo estás cargando o lo estás arreglando?

¿No entiendes por qué tu guión encanta a tus amigos, pero lo rechazan en las productoras?

¿Estás bloqueado, y necesitas un frontón para discutir tus ideas?

¿Te enfrentas a tu primer corto, o tu primer largo, y aunque te sobran las ganas te falta oficio?

Cuando llevas tiempo trabajando en una historia, es frecuente perder la perspectiva y no poder juzgar el guión con objetividad, por mucho que conozcas las técnicas de escritura dramática. Un story-editor no es un coguionista: sólo te ayuda a aclarar las ideas, te señala los problemas que pueda tener la historia y las formas de solucionarlos, te orienta sobre cómo reforzar la estructura o flexibilizarla, te da ideas que te sirvan de inspiración y te ayuda a mantener un sistema de trabajo que evite los bloqueos creativos... Presencialmente o a distancia y, por supuesto, de forma absolutamente confidencial.

Productores

¿Tienes sobre la mesa una pila de guiones por leer? Puedo ahorrarte tiempo haciendo un breve informe de cada uno.

¿Has opcionado un guión, pero crees que aún necesita desarrollo?

¿Quieres una opinión objetiva sobre la historia que lleváis tiempo reescribiendo y ya no sabes si va a mejor o lo contrario, si está perdiendo aquello que te hizo gracia la primera vez?

¿Te interesaría analizar si esa novela que acabas de leer es adaptable al cine, y cómo?

¿Te gustaba el tratamiento y lo compraste, pero acaban de enviarte la primera versión de guión, y aunque no sabes especificar qué pasa, “esperabas otra cosa”?

No siempre el productor que levanta un proyecto tiene el tiempo o el vocabulario necesario para entenderse con el guionista: puedo ser tu departamento de desarrollo free lance. Y si ya cuentas con un departamento de desarrollo, puedo aportar una mirada objetiva, sin el condicionamiento de haber asistido a todo el proceso de escritura. Las tarifas y plazos varían para cada proyecto, escríbeme para más información.