Festival de Málaga

Acabo de volver de un fin de semana en el festival de Málaga.

He visto la película del estupendo Chicho Durant, "El Premio", una producción peruana -hecha con 200.000 euros- acerca de un maestro de un pueblo de los Andes que gana la lotería. Estaba en Territorio latinoamericano. La sala estaba llena y a Chicho, la noche de la proyección, le pararon por la calle bastantes señoras para que les asegurase que el final -abierto- era un final feliz en realidad.

Se estrena el 30 en el Perú, y espero que tenga toda la suerte que merece.

Formato de guión. Acotaciones.

No quiero ponerme exquisita con esto del formato, pero es que hay cosas de sentido común.

Cualquiera que lea:

RAMÓN
¡Me cago en tus muertos!

sobreentenderá que lo dice enfadado.

Por tanto no hace falta indicar

RAMÓN
(enfadado)
¡Me cago en tus muertos!

Four Corners Workshop

Intensísima semana en Tarrasa, en un taller de guión (www.four4corners.com) con participantes búlgaros, eslovenos, de Latvia -no me sé el gentilicio- y de procedencias menos exóticas para mí como Inglaterra o Grecia. Sesiones de desarrollo de guión, conferencias, proyecciones, las inevitables cervezas al acabar la jornada... Me encantó escuchar el infierno que supuso el desarrollo de "La joven de la perla", según contó su director Peter Webber con impagable humor inglés.

El taller coincidía en Tarrasa con el Base Film Festival, con María Ripoll, Vigalondo, Santiago Zannou, y otra gente a la que no me encontré pero que estar estaban.

Y culminó con una de esas fiestas de la Escac de las que dejan huella...

Paul Schrader y el tamaño de la pantalla

Hoy en día, los peores guiones en Estados Unidos son los de cine y los mejores son los de televisión, en series como “Los Soprano”. Esto ocurre porque los guiones televisivos hablan de seres humanos y su comportamiento, no de viajes al centro de la tierra. Los largometrajes para el cine cada vez tienen menos que ver con la buena escritura y más con el espectáculo, así que la importancia del guionista ha declinado. Los diálogos más inspirados en películas-espectáculo son cosas como “Mira, ya viene” o “Corre, corre, corre”. Cuando empecé en este negocio hace treinta años había una crisis de contenido, ahora hay una crisis de forma, con películas en DTH, descargas de Internet, y demás. Pero a medida que las pantallas se hacen más pequeñas –TV, ordenador, móvil- el espectáculo es menos importante, y vuelve la importancia del guionista.

Formato de guión. Portada.

Tengo frente a mí un guión que debería haber leído hace unos días. Miro la portada, con su tan familiar courier negrita: el título, el nombre del autor, y un dato escalofriante: “versión 17”.

No tiene nada de malo que alguien reescriba su guión diecisiete o veinte veces. Tampoco es un reclamo que anime a leerlo.

A mí, personalmente, me hubiera bastado con “Versión marzo 2009”.

Como las actrices en los saraos: “¿Sí, estoy bien? Gracias... Pues me he puesto lo primero que he pillado”

Un mapa sin manuales

De un artículo de Frank Cottrell Boyce (guionista de “24 Hour Party People”)
Hace tiempo, estaba en la radio con Simon Pegg. Nos preguntaron lo que pensábamos de los manuales de guión. Yo dije que eran un compendio de clichés. Él dijo que eran útiles. Nuestras películas se estrenaban ese fin de semana. La suya fue un éxito. La mía, un desastre. Puede que me estuviera perdiendo algo... Decidí volver a ver mis películas favoritas, tomando notas, para descubrir lo que hacía que funcionaran. Estas son mis conclusiones. No es una descripción de cómo escribo. Es más bien cómo me gustaría haber escrito. Un mapa de las rocas en las que naufragué.
(Las conclusiones, que incluyen pasar de la estructura en tres actos, en inglés en http://www.guardian.co.uk/film/2008/jun/30/news.culture1)

De la importancia de los títulos

Homer Simpson: Tendré que leerme ese libro. Y eso que juré que no volvería a leer porque “Matar a un ruiseñor” no me dio un solo consejo útil sobre cómo matar a un ruiseñor.

Se decidió finalmente que “La locura del Rey Jorge III” se distribuiría con el título “La locura del Rey Jorge”, sin número. Pensaron que muchos espectadores no irían a ver la tercera entrega de una película si no habían ni oído hablar de la película original.

A widely circulated, possibly apocryphal story says that the Weinstein brothers went to see "The 400 blows" expecting a porn movie.

Y yo había oído lo mismo, del humorista Eugenio, sobre “La mandolina del capitán Corelli”...

Oscars

“Every great movie begins with a great screenplay.” — Tina Fey

“Or a very good idea for the poster. But usually, a screenplay.” — Steve Martin

Vicio poco aconsejable

Festivales

- Estamos encantados de que hayas venido, de verdad. Somos un festival pequeño, pero el ambiente es muy bueno, muy familiar. Aquí no hay alfombras rojas, pero tenemos migas y zarangollos – dice al llegar al hostal, después de cruzar la carretera.
Sonrío.
- La proyección es por la tarde. Así que tienes toda la mañana para conocer esto. Si te hacen pagar en el Museo de la Huerta les dices que eres del festival y te dejan pasar- añade.

Óscar Aibar, “Making of”

Distribuir contenido